dimecres, 19 de setembre de 2012

In memoriam: Santiago Carrillo

Hace un tiempo escribí un post cuando faltó Don Manuel Fraga, aquel que lucía más sombras que luces durante toda su vida. Usted Don Santiago... o Santiago a secas si lo prefiere, tiene una sombra que le ha perseguido durante toda su vida. Una penumbra de la cual no pienso esconderme y tampoco discutir demasiado. Solamente me permitirá un comentario al respecto. Y es que esa derecha rancia que contamina todo lo que no gusta, lo tilda a usted de poco más que un simple asesino. Miran la paja ajena, en vez de mirarse la viga entera en el ojo propio.

Yo, como siempre hago, detesto la violencia. De base, para empezar a hablar, ya me entiende. Pero nunca podré comparar las muertes que se producen en medio de una desgraciada guerra fraticida, donde todos y todas hacen cosas que no quieren, les imponen o no les gustan... y otra bien diferente es cuando se ha acabado un conflicto armado, y hay represión, tortura, olvido, desprecio y frialdad en miles de asesinatos posteriores. De eso, podrá instruirle bastante Don Manuel, si es que se lo encuentra por allá arriba... que tanto dudo que usted quiera estar allá, como que el propio Don Manuel more entre ángeles...
 
Usted fue de los míos, de las Juventudes Socialistas, a quienes pronto por edad dejaré y a los que tanto quiero. Y le tocó vivir una época difícil. No quiero decir que esta sea poco dura, pero creo que no la podré nunca comparar con la que usted vivió. Le tocó marchar fuera para poder continuar viviendo. Lucho desde Francia, Bélgica, Rusia, Checoslovaquia... Cuánto tránsito debió de recorrer, hasta poder vislumbrar un retorno a su patria, no exento de una detención con peluca de por medio, por pensar diferente a los que aquí mandaban esa época.
 
Fue Santiago, un político de raza. De los que se desprende el arte de esto que algunos llaman "política", pero que en su caso se escribe en mayúsculas. Eso quiere decir que usted fue de los que supo renunciar a ideas fijas, para un bien mayor y que beneficiara a más conciudadanos. Fruto de ello, formó parte de la elaboración de la Constitución. Aquella Carta Magna del '78 que siempre le recuerdo que debemos de cambiar los menores de 35 años, ya que no la votamos... No se me cabree, pero creo que ha quedado un poco obsoleta. Eso sí, gracias a ella y a todos los que contribuyeron a redactarla en un ejercicio de solidaridad sin precedentes, hemos tenido un periodo de paz en esta patria como nunca se había visto.
 
Y además, sepa usted que he aprendido mucho de sus palabras. Sepa que lo seguía con interés mayúsculo en la SER desde hace tiempo, cuando apenas lo conocía por libros y esporádicas apariciones televisivas y radiofónicas anteriores. Ya sabe que soy más joven que usted y hemos sido coetáneos por suerte, a consecuencia de su dilatada existencia. Hasta el final se mantuvo lúcido, cosa que le agradezco enormemente. Y más le doy las gracias que además fuera siempre coherente. Hay gente que con 60 años menos, no mantiene esa congruencia que usted ultimamente relataba de forma lenta y espaciosa, como mascando y pensando cada palabra que salía de su mente. Tuvo la virtud de detenerme y hacerme prestarle atención cada vez que le escuchaba en una tertulia, a las que gustaba y solía acudir.
 
Con estas palabras don Santiago, quiero expresar mi más profundo pesar por su marcha. Le echaré de menos en las ondas, en mi casa. Agradezco a la providencia que se haya ido en voz baja, descansando. Allá donde esté, sé que encontrará buenos compañeros de viaje que le han precedido. Hágales buena compañía y no sea cabezota. Yo aquí, le recordaré con añoranza y con una sonrisa. Hasta siempre Santiago...

dilluns, 17 de setembre de 2012

Acojonado me hallo...

Hace unos meses escribí un post denominado "Miedo". Un tiempo después, y no por menos, ese puntito lo elevo para llegar hasta el "Acojonado me hallo" al escuchar esta mañana y posteriormente leer la encuesta demoscópica que ha encargado la Cadena SER y que han publicado esta misma mañana.

Me importa más bien poco lo que dicen de los políticos en el sondeo. No por nada, pero lo que me preocupa es la gente, a pesar de jugar estos cuatro años a la gestión pública, tal vez en el peor momento de todos. Seguramente sea eso de inquietarse por el futuro de nuestros conciudadanos por lo que nos metemos todos en la diana de lo público. La gente, nuestros vecinos. Mejorar nuestro entorno. Y en esa diatriba me encuentro todavía, y espero que por siempre, esté en un cargo político o no. 

Y a pesar de que es lo que menos me importa de los resultados de esta mañana, es precisamente gracias a la política y de esa forma, de su trabajo sin populismo y demagogia, de como vamos a salir de ésta. Confío en la cordura ciudadana. Han dado muestras consistentes y reiteradas de que aún puede perdurar la esperanza. Eso sí, las encuestas reflejan que el discurso fácil y chabacano gana adeptos por momentos. Ver T5, votar UPyD, retwitear falsedades sin comprobación y endemonizar a todo quisqui menos el propio de nuestros errores personales parece ser la moda. Por el bien de unos y otros, de gente de derechas e izquierdas, pobres y ricos, altos y bajos, esperemos que se trate de una moda pasajera.

Lo que realmente me preocupaba de la encuesta, es ratificar los duros momentos que está pasando la gente. Todos conocemos casos extremos. Quizá yo, que estoy en primera línea de recepción de problemas, seguramente más que la mayoría de las personas. Pero me acojona lo visto. Que la gente haya empeorado sustancialmente su vida. Que ya no se apueste por la cultura a consecuencia de su costo (cultura, la verdadera esencia del desarrollo de los pueblos). Que se recorte en salud y hábitos positivos y beneficiosos. Que se esté pasando rematadamente mal, en resumidas cuentas.

Eso me duele. Me jode porque, además, he sido testigo en primera fila y en propia carne de cómo es pasarlo fatal. Por ello empatizo con todas aquellas personas que están atravesando un desierto sin un puto oasis donde beber. Me toca las narices que ahora se aprovechen de la situación aquellos dirigentes sin escrúpulos, que con la excusa de la crisis, rompen las reglas establecidas y definen un nuevo modelo que interesa a unos pocos y desestabiliza más aún si cabe a unos muchos.

Me preocupa la llegada de tensiones y fanatismos. De palabras vacías de contenido, de vendas en los ojos y sables en la mano. De que lo pase mal la gente. De que no vean salidas al tunel. Y me fastidia profundamente la falta de esperanza de muchos. Por todo ello, acojonado me hallo. Aunque siempre espero vislumbrar al final del camino algo de luz, de mejora personal y del conjunto de la sociedad. La esperanza es el sueño del hombre despierto, según decía Aristóteles. Nunca nos adormezcamos. Nunca desesperemos, aunque sea fácil decírlo y complicado cumplirlo. No nos dejemos caer en la ira. En el fondo de todo, en la adversidad una persona es salvada por la esperanza, dijo Menandro de Atenas. Es buen momento, a pesar del acongoje, de mirar al futuro...

dimecres, 12 de setembre de 2012

Canibalisme polític

Estem aquests dies presenciant la descomposició del Partit Popular Alcoià, encapçalat de mans del que ha estat el seu President els darrers deu anys i alcalde de la ciutat d'Alcoi des del 2003 al 2011, Jorge Sedano. I és que la política té una mica de tot. Té coses bones: coneixes a molta gent, vius experiències que per un altra via ni sabries d'elles... i té moltes coses roïnes entre d'elles l'excés d'endogamisme, que segons quins partits i quines persones, és portat fins l'extrem més absolut. La relació de Jorge Sedano amb el Partit Popular, on va entrar a unes llistes electoral com independent, ha mort per endogamisme i pel canibalisme polític que sol produïr-se quan veuen que una presa és senzilla d'atacar.

Els polítics són persones normals que en un moment determinat, han volgut prestar els seus serveis a la ciutadania, volent millorar el seu entorn més proper. Quan una persona accedeix a un càrrec públic sol fer-ho per la seva capacitat, però en massa ocasions eixe mateix polític acaba engolit per eixa mena de "quítate tu, que me pongo yo". I més quan al costat tens persones com Fernando Pastor. Els del PP diuen que és un animal polític. Per a mi, personalment, el causant i principal culpable de desastres urbanístics a Alcoi com Serelles i La Rosaleda, per sols citar-ne un parell, i autor d'una política turística d'una dubtable qualitat i el que si és segur, d'un desastre econòmic amb el tema de la Fundació de Turisme d'Alcoi (un autèntica sala de despropòsits). Un tío pel qual no posaria en la vida la mà al foc.

La gent s'oblida que la feina del polític és limita a 4 anys, i sempre i quan la població li vote a ell o al seu partit, sempre en el cas suposat que hagi tingut la sort de poder entrar en llistes dues vegades consecutives en un lloc suficient alt com per accedir-hi. La gent oblida que no és una feina assegurada. Que estàs en el mig de totes les crítiques i mirades a qualsevol hora en qualsevol lloc. Que quan acabes el teu recorregut polític, tens en la front un paperet amb el partit polític al que has representat ja de per vida, i que és complicat accedir al mercat laboral. Que moltíssims càrrecs públics treballen pel seu poble de forma gratuïta, costant-los més diners de la butxaca que els que entren dins d'ella. I que en el fons, la gent que es vincula a una opció política és sols el reflexe de les persones que hi han al carrer del nostre propi barri. Això a molts dels meus veïns els dóna igual.

Ara bé, el que si pot recriminar a la classe política la gent és eixe canibalisme polític, al més pur reportatge del National Geographic, que a vegades ens toca mirar i quasi gaudir a cada dentellada. Perquè si, estan els polítics que us he comentat abans i que són la immensa majoria, gent honrada i sacrificada... i d'altres que volen morir matant per un sou o un càrrec. És per això que espectacles dantescos com els que està oferint el Partit Popular alcoià, tildant-se d'assassins amb les mans ensangonades, amb transfugismes, amb punyalades, amb crits i amb males formes; afecta a tots aquells qui estem vinculats al món polític per treballar pel nostre poble. No sols al Partit Popular. No podem donar més excuses a aquells qui demagògicament, ens acusen a aquells qui estem afiliats o treballem per sobre del sou que rebem, de tots els mals que viu el món sencer.

No, eixa no és la dinàmica a continuar. És per això que no m'agrada que es maten pels cantons, al més pur Alatriste del Segle d'Or espanyol. El canibalisme del que han fet gala els meus veïns del pis de dalt, no és el camí a seguir per ningú ni per cap opció política. I a pesar de tot, i encara que no s'ho creeu, espere que ho solucionen prompte. Perquè qui sap si jo podria vorem envoltat d'alguna situació pareguda en un futur. No m'agradaria estar en eixa espiral i per tant no ho desitje a ningú. Encara que segurament, faria gala d'una expressió bastant coneguda: "jo em baixe en la pròxima estació...".