dimecres, 27 de març de 2013

Lo tuyo es puro teatro...

Hoy es el Día Mundial del Teatro. Un arte, el de la interpretación sobre las tablas, que desde siempre me ha gustado. Es más, una de las cosas que siempre agradeceré a mi colegio es haberme inculcado el amor al teatro y haberme permitido hacer mis pinitos de actor tanto de pequeñito como cuando ya tenía barba... La cultura del teatro nunca debe perderse. Es complicado que no guste. La adrenalina de los momentos previos, la imprevisión del directo o el éxtasis de los aplausos. 

Creo que todo el mundo recuerda la cancioncilla que rezaba: "Teatro: lo tuyo es puro teatro. Falsedad bien ensayada. Estudiado simulacro. Fue tu mejor actuación, destrozar mi corazón". También se llama "hacer teatro" de forma despectiva a algunas actuaciones mostradas en la vida convencional. Se comenta que hace teatro aquel jugador de fútbol que se deja caer dentro del área o cuando una persona mantiene una postura que no es creíble. Y precisamente estamos en una época de nuestra existencia, donde abundan esos tipos de "teatro". Miremos un par de ejemplos:

- Teatro el de la Casa Real Española: que gracias al privilegio de haber nacido en una cuna diferente al resto, han manejado hilos que no les tocaba y han traspasado demasiadas veces el filo de la legalidad. A pesar de ello, su postura es inamovible. Y el de la prensa y la justicia, demasiado condescendiente.

- Teatro el del Eurogrupo: que ahora dicen una cosa, dentro de un rato la contraria y posteriormente vuelve a contradecirse. Con el agravante de que manejan desde su posición (una muy alejada a nuestra calle, la que pisamos día a día tu y yo), la vida de millones de personas con sus decisiones. La última, la vida de los chipriotas, completamente modificada con la decisión del rescate de la forma que se ha hecho.

- Teatro el de la delegada de Gobierno de Madrid, la Popular Cristina Cifuentes y algunos de su partido: que comparan la PAH con ETA, en un intento desesperado por intentar quitar credibilidad a una agrupación que lucha por los derechos de la gente desahuciada. A veces en estas cosas, las mentiras se interiorizan tanto, que al final se lo cree hasta el propio emisor del mensaje. En este caso, sólo hace falta mirar la caverna mediática.

- Teatro el de Bárcenas y su lío con el PP: amparado por la cúpula del Partido Popular durante 20 años y bajo su paraguas; intenta normalizar un tema escabroso, el de la financiación ilegal de un grupo político importante. Un tema que realmente huele a podrido, como Dinamarca en el Hamlet de Shakespeare.

- Teatro el montado en los ERE's de Andalucía: si bien este tema lo llevo a investigar la propia Junta cuando vieron cosas extrañas, soy de los que piensa que para ganarse de nuevo y de forma gradual la confianza de la gente, debemos de ser justos y transparentes. Quien tenga que pagar, que pague. Y que lo haga ya. No podemos consentir nada ilegal, alegal o dudoso. 

Podía continuar hasta hartarme. Hay tantos "teatros" sueltos y sin atar cabos... que le dan mal nombre a un arte con mayúsculas. Dejemos el teatro sólamente para los escenarios y los actores y actrices profesionales y/o amateurs del gremio, y aclaremos el entuerto que tenemos entre manos.

PD: Y hablando de Teatro... NO al 21% de IVA en la Cultura

dijous, 14 de març de 2013

Y todo sigue igual...(en el Vaticano)

Vi a la proclamación del Papa como quien asiste a un evento de viejos rockeros por el mundo. En tercera persona. Como quien mira algo ajeno y alejado, pero que entiende que para algunos pueda ser importante. Podría decir más, con el mismo interés con que veo en ocasiones la NBA. Con mayor o menor expectación, viendo los detalles de la espectacularidad de los gestos. Pero al final del camino observando un desfile, un cuadro, que en el fondo me aporta poco.

Cabe decir que cualquier persona nueva en cargo diferente, aunque sea el obispo de Roma, merece el máximo respeto y al menos una oportunidad para poder demostrar su camino y su valía. Pero sinceramente no creo que la doctrina moral vaticana vaya a cambiar. Y en ese aspecto hay un abismo entre lo que piensa la Santa Sede y lo que creen las personas a pie de calle. También mucha diferencia entre lo que opinan los mismos denominados católicos de sus comendadores. La pérdida de la denominada fe en la iglesia católica es un hecho. Quiza haya menos que pierdan su credo en una religión, sea cual sea, puesto que la gente en ocasiones necesita aferrarse a algo. Aunque sea intangible y más o menos creíble. Pero es evidente que la Iglesia Católica Apostólica y Romana no pasa por sus mejores días. Y en el fondo (y sin llegar tan al fondo), realmente lo comprendo.

En un mundo cada vez más globalizado, en pleno siglo XXI, en una época de profundas transformaciones sociales; nos encontramos una Corporación anclada en valores dogmáticos propias de otras centurias más oscuras. Sin avance posible. Este mismo Papa Francisco es el que predicó que "el aborto es el demonio contra el plan de Dios". Si  el anterior Papa había jugado con su filiación en las Juventudes Hitlerianas, el nuevo colaboró (o eso parece), en la dictadura de Videla en Argentina. Hay oscuros puntos sobre su gestión esos días. Sombras sobre aquel que viste de blanco.

Pero más allá del pilar sobre el que se fundamentará el poder del estado más pequeño del mundo, no creo que la Iglesia varíe el timón tomando un nuevo rumbo en materias tan preocupantes como el uso del preservativo, su posición sobre la homosexualidad, el negacionismo, la igualdad entre hombres y mujeres también dentro de la misma Iglesia, el creacionismo, el uso de la eutanasia, la legislación sobre la bioética, la denuncia de comportamientos irregulares dentro de su seno (por no hablar en específico de la pederastia), etc. Y he puesto sobre la palestra unos pocos ejemplos de por donde no creo que se consiga ningún tipo de avance. Temas importantes, sin duda. Actuales. Vigentes. Necesario reflexionar sobre estos y otros temas. En la sociedad y sobre todo en un Vaticano anclado en la Edad Media.

Hoy también es un buen día para reclamar el laicismo en nuestras instituciones públicas. La necesidad de separar dogma religioso y Estado es imperiosa. Defender un estado laico no significa ser anticatólico. El Estado legisla sobre el hombre y la Iglesia legisla sobre su fe. Y la libertad de evangelio y conciencia es importante. El hombre puede elegir su vocación y religión, aunque su creencia no pase por ninguna doctrina. Un Estado laico defenderá la igualdad entre diferentes credos, sin favoritismos. Una herramienta para la convivencia en un planeta globalizado, allá donde somos ciudadanos del mundo. 

Pero más allá de laicismos, de temas sin resolver, de ideas peregrinas en el siglo XXI... a pesar de que se esperen grandes cambios en poco tiempo... a pesar de que el Obispo de Roma se llame Paco, Benedicto o Juan Pablo: todo sigue igual en el Vaticano.

dimarts, 12 de març de 2013

BLOC d'Alcoi o el síndrome del "Perro del Hortelano"

Que el BLOC era una de les esperances de l'anomenada esquerra a Alcoi, era una evidència. Que jo mai els he considerat com a una esquerra a l'ús també, val a dir. I que han defraudat a molts dels votants que havíen dipositat la seva papereta amb una formació ja consolidada en el panorama local i regional... també.

Durant el temps que han estat per l'Ajuntament hauran tingut encerts i equivocacions. Com tots. Disculpeu si no recorde massa bé els encerts. Pesen sobre el meu cap massa gestions com les de la gespa del Collao, la inacció en moltes de les seves àrees i la desastrosa gestió en cultura entre d'altres. De draps bruts i coses que han passat portes endins em disculpareu si continue deixant-les baix clau, com el conclave que està duent-se endavant al Vaticà a estes mateixes hores. No crec que sigui elegant, a pesar de que al contrari segurament sigui una tònica habitual, la de parlar sobre qüestions internes que sols agraden a la premsa groga.

Sigui per una cosa o per un altra, el seu abandó del Govern Municipal per les mentides en la gestió del Concert de Serrat i Sabina, les factures amagades, així com les suspicàcies per les subcontrates posteriors a l'adjudicació de l'empresa del Calderón; van fer jugar fora del Govern a un partit que durant un temps es va trobar fora de lloc. Com és normal. Fora d'un Govern, en el que mai varen creure. No es parlava de Govern al BLOC. Les accions que portaven endavant els situava per damunt del bé i del mal, fent de la seva acció política personal i corporativista l'únic motiu pel qual menejar-se. Realment tant els importava treballar per la totalitat dels alcoians. Treballaven pels seus, i ja voríem d'ací a quatre anys com resultaria la cosa. 

Així i tot, ens encontrem en el panorama actual. Fora de lloc. Sense cap tipus de rubor. Sense cap autocrítica. Pensant que han fet totes les seves gestions d'una exquisita i escrupulosa manera. Defensant lo indefensable. Llevant-li ferro a les seves polèmiques accions. I intentant comparar d'altres en un absurd per justificar-se.

Ha passat un temps. El BLOC adopta una fugida cap endavant. Intentant jugar a una política fosca i mentirosa: sensacionalista. I se n'oblida del que l'havia consolidat com partit. Tanca files. Mossega en cada acusació sense acceptar cap tipus de rèplica. Sense reconèixer cap crítica. Adoptant una forma de dogmatisme en cada paraula que diu. Endogamisme sense mirar més enllà.

Ens situem davant dels Pressupostos Municipals actuals. S'accepten suggerències de la oposició. Però la ràbia continguda és més forta. Es diu que sobren assessors, però no es donen compte de que s'estalviarà en aquest pressupost 140.000€ en eixa partida. Són els únics que tenen dos secretaris de grup, de fet. Així i tot, decideixen votar en contra. No perquè consideren roïn, segurament la proposta. Si no per a jugar a posar pals en les rodes. No hi ha cap besllum de contribució en fer de la política un joc de propostes. Ara no juguen a això. Ni volen contribuir a millorar la ciutat, ni deixen fer al Govern triat. No volen pactar amb el PP (o això diuen), però el joc el porten amb la seva companyia i la seva connivència, fent-los partíceps de cada pal en la roda que posen per acció i/o omissió.

Han determinat ser el nou gos de l'hortolà, aquell que ni menjava ni deixava menjar. Tots tenim que justificar-se davant dels nostres electors segons les decisions que hàgim pres al llarg de quatre anys. I per tant a ells també els tocarà explicar als seus electors el per què han deixat el raciocini i el sentit de l'Estat per passar a ser una oposició sense fonaments.

dilluns, 11 de març de 2013

Crisis de identidad

¿Quiénes somos?. Es una pregunta primigenia, la que siempre nos formulamos. Una de las mayores incógnitas de la historia a nivel grupal. El punto inicial por el que fundamentar cualquiera de las concepciones que rodean nuestra vida. Y me parece que es uno de los principales motivos por el cual tenemos una crisis como la que tenemos, la pérdida de esa identidad. Hemos perdido de vista quiénes somos, qué representamos, qué queremos y adónde vamos.

Un partido político que pierde el norte y que abandona sus orígenes, unos empresarios que se olvidan que para generar su propio bienestar es obligatorio crearlo alrededor en su propia empresa, unos trabajadores que callan cuando ven una injusticia porque no son ellos los afectados, una persona que acata un comportamiento a pesar de que lo repugne, una mujer que no dice cómo le perjudican los comentarios que sobre ella ejercen... Muchos pequeños casos que en otras ocasiones, por el mero hecho de saber quiénes somos y de actuar con la seguridad que ello requiere, afrontaríamos de otra forma. No denunciar los hechos, no ponerles remedio determina una pérdida moral y de valores. El resultado: mucha culpa del estado actual en que nos encontramos.

No saber quiénes somos y por tanto no tener definido un objetivo en nuestra vida o en nuestra empresa es un grave problema. Andar a la deriva. Resolver los problemas al día sin tener una perspectiva futura. Todo ello nos conduce a un sentimiento de vacío y de soledad. A pensar que estamos solos en nuestro entorno. A perder la comunicación con personas de nuestro alrededor, aquellas que son más cercanas a nosotros. 

El camino para recuperar nuestro sentido en la vida debe pasar por la de volvernos a conocer a nosotros mismos. Aceptar nuestras limitaciones y acatarlas como tal. Saber cuales son las fronteras que nunca debemos traspasar. Y poner otras líneas rojas a las cuales nunca aceptaremos llegar. Saber qué objetivos son urgentes y cuales indispensables para poder continuar con nuestro proyecto de vida. Tender puentes a personas y organizaciones, saber que no estamos solos. Debemos de superar las dudas sobre nuestra personalidad personal y grupal, para salir reforzados de todas las que tenemos encima. Nunca un barco ha conseguido llegar a puerto estando siempre a la deriva. Y no creo que esta sea la excepción. Superemos nuestra propia crisis de identidad.