dimecres, 17 d’agost de 2011

#75FGL

En una guerra es produeixen desgràcies. Sempre. Mai hi ha res positiu en cap conflicte armat. I menys entre germans. Culpa de tots i de ningú. Culpa d'uns pocs. Culpa d'exaltats. Culpa de qui mostra ira. Culpa de qui no té pietat. Culpa de qui no vol escoltar. Culpa de qui no vol aprendre. Culpa de qui no vol perdonar. Culpa de qui empunya l'arma. Culpa de qui ho consenteix. Culpa de qui mira a un altre costat. Culpa dels qui no toleren. Culpa de qui es desenten. Culpa de qui no plora. Culpa de qui estigui tranquil.

Hui fa 75 anys l'ira el disbarat i la irracionalitat, ens va arravassar a un geni que devia d'haver continuat escrivint durant anys i anys. Un Federico qui mirava per damunt del muscle a Miguel Hernández, i que de totes formes compartia criteris. Un Federico que han volgut matar per oblit. El seu cos potser no el trobarem. Les seues idees i lletres, per sempre estaran al nostre cor.

Avui transcric un dels seus poemes. Concretament "Romance de la Luna", escrit al 1928. Gaudiu-lo:

La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira mira.
El niño la está mirando.


En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño.


Huye luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos,
harían con tu corazón
collares y anillos blancos.


Niño déjame que baile.
Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojillos cerrados.


Huye luna, luna, luna,
que ya siento sus caballos.
Niño déjame, no pises,
mi blancor almidonado.


El jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.
Dentro de la fragua el niño,
tiene los ojos cerrados.


Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.


¡Cómo canta la zumaya,
ay como canta en el árbol!
Por el cielo va la luna
con el niño de la mano.


Dentro de la fragua lloran,
dando gritos, los gitanos.
El aire la vela, vela.
el aire la está velando.