dilluns, 8 d’octubre de 2012

Fin de trayecto

Hoy es mi último día en activo en Juventudes Socialistas. Mañana cumpliré los 31 años, y por tanto y de forma automática, dejaré de pertenecer a esta agrupación juvenil en la que tantos recuerdos dejo. Como sabemos, de pequeños tenemos ganas de cumplir años. Una dinámica que cambia cada vez que vas acumulando canas, experiencias y años. Y visto con perspectiva, creo que mañana será un día de depresión más profunda inclusive, que la de cambiar el dígito a 3 en las decenas... y eso que me costó y estuve unos días depre.

Dejar Juventudes Socialistas representa dejar buena parte de mis mejores experiencias políticas como meros recuerdos. Con esta organización he crecido, he madurado, he aprendido, he conocido infinidad de gente de toda España y sobretodo, me lo he pasado bien. La memoria es selectiva y los malos momentos, las rabias contenidas y lo amargo de estos años son agua pasada y olvidada. Ha habido mucho tiempo complicado. Incluso cuando la gente pensaría que debería de estar feliz por estar donde estaba. Nada más lejos de la realidad. Pero una cosa no quita la otra, el profundo orgullo de haber pertenecido a esta apuesta juvenil con más de cien años de historia.

Gracias a esta organización he mejorado como persona. Una formación no únicamente política, sino de valores tales como la igualdad, la solidaridad, el progresismo y la libertad. Gracias a Juventudes puedo decir que hoy soy mejor persona que hace más de diez años, cuando me afilié al PSOE y un grupo de cuatro personas intentamos crear eso que hoy está consolidado en nuestra ciudad y que son las Juventudes Socialistas de Alcoi. Gracias a Joves Socialistes hoy continúo militando en el PSOE, puesto que cuando el desazón imperaba, siempre tenía un amigo a mi lado que me volvía a ilusionar. Gracias a Joves, hoy trabajo activamente por mejorar mi ámbito más cercano, el de mi ciudad, día a día. Y cada mañana con la misma ilusión que si fuera un trabajo nuevo.

Dejo centenares de anécdotas detrás. Dejo centenares de kilómetros yendo de un lado a otro. Dejo centenares de horas de trabajo. Y por suerte, dejo centenares de amigos y amigas allende España, que no por tener un año más en el DNI, dejarán de serlo. 

Sólo puedo añadir una cosa más, sin entrar en contar cada una de las anécdotas y situaciones que me han pasado. Suficientes como para escribir varios libros. Permitidme añadir tres palabras: Gracias Juventudes Socialistas.