dimecres, 17 de novembre de 2010

Sensaciones a través del Sáhara..

Trinidad Jiménez a su llegada al Ministerio de Sanidad tuvo que atajar el caso de la gripe A. En esta ocasión un nuevo problema se le advierte tan sólo aterrizar en un nuevo Ministerio. Uno complicado como lo es el de Exteriores y con un predecesor fuera de serie, como en mi opinión fue Moratinos. A Trini cuando llegó a Sanidad en sustitución de Bernat Soria, se le achacaba desconocimiento de la materia. Y a pesar de ello, gestionó de forma eficiente la tempestad en base a los informes de la OMS, a pesar de que visto a posteriori no era tan fiero el león como lo pintaban.

En el caso que atañe a esta entrada de blog, el del Sáhara Occidental, por desgracia no tendrá mucho organismo por arriba que dictamine qué pasos y procedimientos deben competer a España. Aunque soy de los que piensa que sí tenemos responsabilidad en ese trozo de tierra. En 1975, el Acuerdo de Madrid no solucionó como debiera el qué hacer en ese trozo de tierra. Franco agonizaba y la verdad, los ministros falangistas tenían mayores problemas que un trozo de desierto pasado el Estrecho. Y a pesar de que fue a los pies del Sáhara donde Paquito subió en el escalafón militar, sacaron de allá  vivos y muertos (literal), y dejaron el Sáhara y sus habitantes al amparo de la providencia.

Pero antes de nada, creo que deberíamos de hacer un ejercicio de historia. Intentaré ser breve y no pesado (aunque es imposible, lo sé). España ya había desembarcado por el Sáhara allá por el siglo XV, si bien el fuerte construido no duró más de 50 años. Pero uno de los puntos clave del Sáhara Español fue sin duda la Batalla de Tetuán en 1860, que posteriormente nos hizo poder tener potestad sobre ese trozo de tierra, en aquel momento aparentemente estéril. En 1885 España la demanda como propia y en 1934 se ocupa. Hasta aquí todo correcto... más o menos.

Pero llega uno de los por qué del tema. En 1949 un geólogo español descubre los yacimientos más importantes de fosfatos del mundo, y además hay reservas de gas y petróleo. Así que, el punto de mira se centra en el Sáhara, que pasó a ser provincia española en 1958, dos años después de que Marruecos fuera finalmente independiente (1956). Por un lado por tanto, tenemos a Marruecos queriendo formar su "Gran Marruecos", con el Sáhara, Ceuta, Melilla, etc. de por medio, así como Bechar y Tinduf de Argelia y más. Por otro, Mauritania que se une a la fiesta y reclama su trozo de pastel. Y finalmente los autóctonos del terreno, que primero forman el Movimiento de Liberación (con una represión por parte del entonces gobierno franquista con cerca de 40 muertos) y posteriormente el Frente Polisario. Así que ya tenemos a todos los actores presentes (al menos los que dan la cara). Y empiezan las refriegas y los enfrentamientos por el Sáhara que conocemos en la actualidad.

La ONU media en el conflicto y tras hacer suspender un referéndum sobre la autonomía del territorio, se acude al Tribunal de la Haya, que realmente no sirvió para nada ni para nadie, ya que en el fondo, no quería meterse en medio. Así que visto que los estamentos superiores no iban hacia ningún término, Marruecos organiza la Marcha Verde, todo eso auspiciado por los Estados Unidos, que allá donde ve reservas naturales, tiene que históricamente meter el morro. Con el cotarro lleno de tensión, y con Franco postrado agonizando, se firma el Acuerdo de Madrid por lo que el pastel se divide en dos trozos con competencias para tres partes... y eso sin contar con la gente autóctona del Sáhara, que evidentemente reclaman aquello con lo que la España de Franco se comprometió y que fue su referéndum. Para no hacerlo mucho más largo, Mauritania se retira de las pretensiones, España abandona a su suerte el terreno, Marruecos se pone al frente del Sáhara Occidental y muchos de los saharauis se marchan hasta campamentos como el de Tinduf, en Argelia.

Desde ese momento y hasta ahora, nos encontramos con que la ONU dice que es un territorio no autónomo aunque define a España por derecho (de iure), la potencia colonizadora y por tanto parte responsable. Marruecos por otro lado la considera suya, y además tiene en las minas firmadas varias concesiones con multinacionales de EEUU y Francia. Estos dos paises son los grandes refuerzos de Marruecos, ya que de perder ese territorio les haría perder pasta, que es lo que les importa a ellos. Y además hay una parte separada por más de 2000 km de muro, que sería las que el Frente Polisario denomina como Sáhara Libre. Y con todos estos condicionantes y muchas más que me dejo en el tintero, la impresión es que no habrá un final sencillo ni cerca.

De hecho desde que en 1991 se creará por la ONU la Misión para el Referéndum del Sáhara Occidental (MINURSO), han habido varias intentonas para regularizar un censo con el que poder realizar la votación, sin llegar a ningún tipo de acuerdo. Y desde 2005, más o menos, las protestas de los saharauis y la represión por parte del estado marroquí se han intensificado, dando lugar a los acontecimientos actuales que se mantienen en el obscurantismo más absoluto. Y realmente me parece bochornoso y aberrante la postura de Rabat sobre el derecho a informar de la prensa española. Que se lo pregunten a Àngels Barceló. Con ello, tenemos graves sospechas de que allá, se están produciendo varios atentados sobre los saharauis... aunque no podemos cuantificarlo por desgracia, y sí deducirlo y asustarnos.

A mi, qué queréis que os diga para concluir con la historia. Pienso que España por derecho debe de tener más peso y más decisión en todo lo concerniente al Sáhara. Así mismo se pronuncia la ONU cuando nos define aún como potencia colonizadora del terreno. Fue un legado franquista que debemos de asumir porque se hizo mal. Y por desgracia, tenemos que retomar las riendas del asunto. Sé de lo complicado del tema. Hay numerosos acuerdos comerciales con Marruecos, pescamos en las mismas aguas, mantenemos como podemos la balanza con Ceuta y Melilla, no nos vienen tantas pateras desde Marruecos como antaño gracias a la colaboración entre ambos estados... y sabemos cómo las gastan desde Marruecos cuando algo se les pone en contra... Pero aún así, debemos de tener más responsabilidad. No hablaré de Memoria Histórica para con nuestra anterior provincia... pero casi que se podría hablar en esos términos. Allí se están vulnerando los Derechos Humanos, y como parte implicada, aunque no queramos, no podemos mirar hacia otro lado. Que se resuelva como sea, pero que se haga ya. Cualquier día que pase, se agravará la situación hasta un punto de no retorno y entonces tendremos un grave problema. Atajémoslo tarde, pero ya se sabe que más vale tarde que nunca. Hagamos frente por responsabilidad a EEUU, Francia y Marruecos en sus intereses económicos.

Pero con todo ello, no eximo al Frente Polisario de sus responsabilidades. También han jugado a la violencia y eso de por sí tiene mi más absoluta repulsa. Aquel que empuña un arma, pierde toda la razón. Los Polisarios han estado siempre auspiciados por Argelia aunque anteriormente también contaban con el apoyo de la Libia de Gadaffi. De hecho, cuando toman una decisión, miran a Argel para buscar complicidad, con lo que mi mente oscura me acerca a los intereses de este país, de querer tener control en los dos mares; así de que para ellos es una burda excusa de sus históricas disputas con Rabat.

Y los saharauis, en medio sin poder de decisión. Miles de civiles, reprimidos y asustados como en El Aaiún por un lado y que sobreviven con extrema pobreza en Tinduf por otro. Démosles dignidad a esta gente. Por eso, reitero, España debe de mediar en el conflicto de una forma más clara. Y reitero, es una humilde opinión de un tío que sabe más bien poco o nada acerca de todo esto y que solamente acierta a ver dificultades en el proyecto... pero... qué queréis que os diga... estas son mis sensaciones a través del Sáhara...